La universidad pública que merecemos

Lo que ocurre en San Marcos, con ese nivel tan de mafia, de apagar las luces, de cortar el agua, de cerrar las puertas y enturbiar el legítimo derecho de los estudiantes para agremiarse es algo inaudito. Pero no solamente es el rector de turno. Desde hace algunos años, tenemos en esa universidad pública, un asalto permanente, un saqueo de todo lo que pueda saquearse. Cada semana se inventa un nuevo rubro para cobrar. Se reparten los cargos. Desaparecen las donaciones. Aplausos para los estudiantes que están tratando de hacer la pelea desde dentro, pero, como mucho en este país, no va a haber solución si no hay medidas políticas drásticas, que implique saber para qué queremos una universidad pública de calidad y eso va mucho más allá de las novísimas leyes que tenemos, quizá muy buenas y perfectas estas.

Merecemos una educación superior de calidad. No merecemos una autonomía universitaria que a la larga ha permitido una idea corporativizada de la educación superior. Merecemos un espacio abierto a la sociedad civil y a la academia en general. No merecemos profesores y estudiantes encaramados y que miran con recelo y suspicacia al resto del país, como cuidando quién sabe qué anillo mágico. Merecemos estar orgullosos en serio. No merecemos esa ridícula condescendencia que tenemos ahora con “nuestra alma máter”. En nuestra huachafísima costumbre de aplaudir títulos y mitos del ayer, nos aferramos a un título de “Decana de América” que la verdad, no sirve para nada hoy en día.

Pero esto implica un ejercicio de creatividad, por un lado, pero un nivel de desapego. El ejercicio de refundar la universidad, quizá implique dejar de mirar un pasado glorioso que, hoy por hoy, es más un lastre que un capital. Dejemos de aferrarnos a la autonomía, como si la universidad fuera de unos cuantos. Y quizá, pensando a la universidad desde cero, quién sabe, tengamos la universidad que nos merecemos.

One thought on “La universidad pública que merecemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *