Este post debí publicarlo hace un buen tiempo. Es un resumen de algunas de las acciones que coordiné, cuando yo estaba a cargo del Área de Evaluación y Monitoreo de la Dirección General de Tecnologías Educativas (ahora DITE, aunque con menos funciones). Uno de ellos es la Encuesta Nacional de Tecnologías Educativas (ENTIC), para lo cual se hizo una convocatoria pública y que finalmente ganó Ipsos Public Affairs (estudio citado por Romina Peschiera en Educacción). Mi interés es hacer algo de transparencia y difusión sobre la evidencia y el conocimiento que fueron creados desde el Área, toda vez que pueden ser de importancia para la academia y la toma de decisiones.

Objetivos del Área

El objetivo del Área era contar con información confiable y pertinente para la toma de decisiones sobre las tecnologías educativas. Para ello se contó con un equipo multidisciplinario de profesionales, con conocimiento sobre educación, tecnologías de información y comunicación (TIC), estudios cuantitativos y cualitativos, así como análisis estadístico. El equipo, a lo largo de los años, estuvo conformado por Lucas Soriano, Víctor Marengo, Edmundo Espíritu, Lucía Wiener, Evelyn Remolino, Norma Chinchay, Sakimi León y Ángela Laredo.

Uno de los primeros problemas que vimos fue que la información con la que se contaba, si bien es cierto era muy valiosa, no permitía tener claridad sobre la situación de las tecnologías educativa en el aula. Es por ello que se plantearon varias acciones y estudios, cuantitativos y cualitativos. Voy a reseñar algunos. La idea es que se tengan conocimiento de estos y que puedan ser aprovechados, tanto por el personal actual del MINEDU como por la academia (la cual podría solicitarlos).

Principales estudios realizados

El principal estudio cuantitativo realizado, fue la ENTIC 2013. Ya el 2012 hicimos un primer piloto, para validar herramientas, instrumentos, la calidad de la información y los indicadores. Aquella primera vez, nos apoyamos en los especialistas TIC de las UGEL. La segunda vez, cuando ya demostramos la pertinencia por realizar este tipo de recojo de información, realizamos una convocatoria pública que ganó Ipsos Public Affairs. La ENTIC fue además presentada públicamente y sus resultados fueron difundidos a través de un blog de la DIGETE. El estudio completo puede consultarse en dicho blog. La base de datos y la información técnica se encuentra actualmente en la DITE.

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 11.25.01
El estudio completo puede verse y descargarse en Scribd.

Vimos que era muy necesario contar también con información cualitativa sobre el uso de las TIC en el aula. Hicimos algunos estudios sobre necesidades en tecnologías educativas con miembros del equipo de Escuelab el año 2012. Sobre esa base es que se convocó el 2013 (nuevamente, de modo público) a un estudio que ganó el Instituto de Estudios Peruanos. El estudio fue realizado por Patricia Ames y Carolina Goyzueta. Para nosotros, era importante observar en detalle cómo era la dinámica de uso y apropiación de las TIC, pero poniendo énfasis en los alumnos y alumnas. Lo que observamos fueron las fuertes restricciones que imponían los docentes a los alumnos, frente al interés y curiosidad de ellos últimos sobre las TIC.

El estudio en completo no está en línea, pero sí una reseña de la presentación que realizó Patricia Ames, además de las diapositivas que utilizó. Imagino que el estudio se puede solicitar al MINEDU. Y considero que su lectura debe ser clave para cualquier política sobre tecnologías educativas a futuro.

En tercer lugar, sin ser necesariamente un estudio realizado por el Área, es la Encuesta Nacional de Docentes. Uno de los temas que nos interesaba era saber sobre acceso y percepciones de las TIC a nivel de docentes. La hipótesis que teníamos era que los docentes con acceso personal a las TIC tienen una actitud más proactiva con respecto a su integración en el aula (algo que habíamos observado en varias visitas al campo). Así que en coordinación con la Dirección de Desarrollo Docente, se incluyeron varias preguntas sobre TIC en la Encuesta Nacional de Docentes 2014 (ENDO 2014). La encuesta fue aplicada en noviembre del año pasado y entiendo que la base ya se encuentra disponible. Allí contamos con preguntas como cuántos docentes tienen computadoras y/o internet en su casa (lo cual es clave luego para pensar en acciones como capacitación digital a distancia). O para qué creen que pueden servir las TIC en el aula o cuáles son sus principales temores.

Finalmente, se hicieron una serie de monitoreos y evaluaciones a proyectos, como el de Luces para Aprender, donde se realizó un trabajo fino (aplicando metodologías de observación participante, así como entrevistas semi estructuradas, encuestas, etc.) para entender los modos de trabajo del MINEDU con respecto a las tecnologías educativas, las dinámicas entre docentes, alumnos y directores, las estrategias de capacitación y fortalecimiento de docentes para la integración de TIC, etc.

Otros estudios
No fueron estudios realizados por nosotros, pero sí creemos que vale la pena hacer una reseña de aquellos donde el equipo colaboró con información o donde fuimos consultados.

– El 2012, Cristina del Mastro realizó la evaluación de diseño y ejecución de presupuesto de Una Laptop por Niño (ULPN), para el Ministerio de Economía y Finanzas. Este estudio es clave, toda vez que el “programa ULPN” fue uno ejecutado por fuera del Sistema Nacional de Inversión Pública, sin objetivos claros sobre la integración de las TIC en el aula.

– También, se apoyó la investigación de Sarah Humpage para su tesis doctoral sobre TIC y educación, en específico el capítulo “Teacher Training and the Use of Technology in the Classroom: Experimental Evidence from Primary Schools in Rural Peru”, que se puede consultar aquí.

– Se dio facilidades para la Consultoría para la Realización de una Propuesta de Educación Secundaria Modular y Flexible con Uso de Tecnologías Educativas en Perú (realizada para el BID, en el 2013). Este estudio permite tener una hoja de ruta para una Educación Básica Alternativa, pensando en jóvenes en situación de vulnerabilidad y aprovechando las TIC.

– “One Laptop per Child at Home: Short-Term Impacts from a Randomized Experiment in Peru”, por Diether W. Beuermann, Julian Cristia, Santiago Cueto, Ofer Malamud, y Yyannu Cruz-Aguayo (2015), sobre las diferencias en el uso de las XO (del programa ULPN) entre aquellos que se llevaban las computadoras a su casa y aquellos que no. El estudio encontró que no hubo mayor diferencia a nivel de logros académicos.

Evidencia para las políticas públicas

Quizá se pudo haber hecho más. A veces los cambios burocráticos no permiten visibilizar el trabajo que se viene realizando. Sin embargo, es importante que, para el futuro se tenga en cuenta todo el conocimiento y evidencia que se fue generando. Algunos estudios (como la ENTIC) se encuentran disponibles, otros hay que solicitarlos a las instancias pertinentes.

El trabajo demostró que es posible la generación de evidencia, de información pertinente, de conocimiento, en este caso sobre tecnologías educativas. Ya está en manos de las siguientes gestiones de continuar esta línea.