La cámara de eco de Adam Curtis

Adam Curtis, documentalista y autor de HyperNormalisation, ya había adelantado algunas ideas el 2015 para Vice. El concepto de la “Cámara de Eco” (Echo Chamber) es muy interesante (y fuerte).

Analícese a la luz de las elecciones en el Perú y también en función de los ¿debates? políticos (entre izquierda vs derecha, pero también al interior de estos dos polos a nivel de sus facciones, tendencias, líneas, particiones). Seguramente, siempre fue así, cuando una etiqueta “eres un lacayo pro yanqui, pro imperialismo, servil rata de la CIA” no escondía nada más que un panfleto (no pun intended) bajo el brazo.

El tema es que esa forma de “hacer política” es la que viene prevalenciendo, desde muchas aceras ideológicas. Ya ni siquiera es un asunto de apocalípticos vs integrados. No estamos hablando del utopismo de Berners Lee, de Lessig o del difunto Swartz. Estamos hablando de un proyecto tecnopolítico bien concreto que pareciera buscar la anulación de la política y por ende de la esfera pública. Las alertas se están levantando y es un debate que debería estar en agenda o en discusión, por ejemplo, en la agendas digitales nacionales.

Y en ese sentido, ¿qué políticas hay? ¿qué papel juega la educación, el sector educación, la escuela? Hemos aceptado cómo válido que hay que estar en los medios sociales (que, además, sin ningún problema se han tirado abajo temas tales como Neutralidad de la Red con sus servicios gratis en telefonía móvil), pero no discutimos qué cosa significa estar en redes sociales (tiempo atrás aceptábamos estar en Google, sin siquiera ponernos a pensar cómo funciona o cuál es la lógica de Google).

Hay motivos para ponernos serios con el tema.

I’m afraid I disagree with you that social media is a new kind of politics. It’s a powerful new tool for helping to organise people – that is true. But what it really doesn’t offer is a new kind of political way of changing the world. And, in fact, the belief that it does, and the failure of that, can lead to the most conservative situation.

Let’s analyse what happened to the Arab Spring. Because that is often held up by the tech-utopians as the evidence for social media’s revolutionary potential. In the Arab Spring all the liberal middle classes in places like Egypt came out to protest, summoned by social media. But then, once the revolution – or revolts – happened they had absolutely no idea of what to do. In the face of forces like the Muslim Brotherhood and the Salafists, who had a powerful idea, the Twitter and Facebook networks were completely incapable of coming up with something new and powerful that could challenge the Brotherhood or the Salafists.

All they did was keep tweeting each other about how they all agreed that what was happening was terrible. And, in the process, they became trapped in an echo chamber that completely stopped them looking at the world from other people’s points of view, and thus finding ways to effectively challenge the opposing point of view imaginatively. They got trapped in a system of feedback reinforcement.” (Fuente: Vice)

2 thoughts on “La cámara de eco de Adam Curtis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *