El Plan Ceibal cumple 10 años

En el Plan Ceibal están que celebran sus primeros 10 años con balances, discusiones, algo de fanfarria, de hecho, pero son 10 años que no pasan desapercibidos. Vale la pena leer algunos de los textos que vienen circulando. Entre lo que se dice, y me parece válido, está la reivindicación política del Plan. Sí, seguramente el impacto a nivel de la comprensión lectora y matemática han sido o mínimos o indirectos, pero, se reconoce mucho el impacto a nivel del acceso y la desigualdad. ¿Un niño de un colegio nacional, por qué no tendría SU propia computadora? ¿No es un hecho significativo el que cuente con un medio de producción? ¿No se está corrigiendo un problema de desigualdad acercando el dispositivo al niño?

plan ceibal

Mientras tanto, aquí, que hemos siendo pioneros en tecnologías educativas (desde los años ochenta, con un intento fallido de promover el Logo -sin computadoras, bueno, era el primer gobierno aprista), no hay balance alguno. El programa OLPC fue tan mal diseñado y ejecutado que pareciera que da hasta vergüenza recordarlo, aún cuando el esfuerzo como país (al menos a nivel de gasto) fue enorme: 850,000 laptops educativas con software libre, repartidas en miles de escuelas, 85,000 kits de robótica de gama alta distribuidas en colegios de primaria. Pero, no podemos exhibir ni hacer nada parecido a #ceibal10. Que esto sea así es justamente parte del síntoma del problema.

Dicho esto porque el presidente Kuzcynski está entusiasmado con la distribución de tablets para la mayor cantidad de alumnos. Para qué, por qué, con qué intencionalidad política, no se sabe. Incluso, una distribución que parece a contracorriente del propio documento Plan Estratégico de Tecnologías Educativas al 2021, elaborado por el MINEDU. Para seguir dándole vueltas.

Más. Se puede seguir el hashtag #Ceibal10 en Twitter para ver lo que se discute y comparte en Uruguay. También lo que hemos ido escribiendo sobre el por qué y para qué las TIC en el aula.

También:

“Las computadoras no hacen milagros educativos. Pero dan oportunidades. No todos los niños pueden aprovecharlas. Pero algunos pueden y esos gurises nacen en todos los barrios y les importa poco que los adultos uruguayos discutamos como pajeros enfrentando liceos públicos y privados, huelgas y esencialidades, varelas o tinellis. Lo que les importa es que un día muchos de ellos se despertaron y se dieron cuenta de que sus padres, por más que se esforzaran, nunca les iban a dar las oportunidades que necesitaban para tener una vida digna. Y otro día, se dieron cuenta de que a veces el Estado, ese “dinosaurio del siglo de las máquinas” al decir de Zitarrosa, actúa de forma adulta y responsable y hace su trabajo. Porque de eso se trata de un Estado y de eso se trata una política de Estado: recordarles de que a pesar de que el juez está comprado y que la cancha está embarrada, la vida a veces da revancha. Y eso, al menos para mí, vale cada peso de impuestos invertidos en Ceibal” (Gonzalo Frasca en su FB)

One thought on “El Plan Ceibal cumple 10 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *