La reforma del transporte

Standard

Les cuento algo, una historia que vi. Desde el 2007 hasta inicios del 2011, estuve trabajando en un proyecto en Huaral. La ciudad de Huaral estaba infestada de mototaxis y todos o casi todos usaban dichos medios como transporte público, para rutas cortísimas de cuatro cuadras muchas veces. Siempre me pareció medio absurdo tal cosa, porque era una ciudad (como muchas de las ciudades costeñas) donde se pudo haber fomentado el uso de la bicicleta, porque realmente las distancias no eran para nada cortas y el clima es como buena parte de la costa central, húmero pero nunca muy cálido (como Piura, por ejemplo). Y, sí, las mototaxis se volvieron una plaga, generando tráfico, contaminación auditiva. Y se volvieron también una forma de trabajo para muchos jóvenes que ni siquiera tenían DNI pero podían ganar algo de plata. Y, yo intuía, tenían mafias detrás porque eran dos o tres empresas las que tenían los permisos para operar.


Foto: Peru21

El caso es que el 2008 la Municipalidad Provincial prohibió el acceso con mototaxi al centro de la ciudad. Y se desató una batalla. Seguramente fue una medida populista. Es posible, pero allí muchos jóvenes tomaron la ciudad, rompieron los vidrios del local de la Municipalidad, etc.

Es posible que haya habido una mafia detrás, para tratar de hacer retroceder al alcalde. Es posible que hayan sido los propios jóvenes que espontáneamente se hayan movilizado.

Lo comento porque ahora Susana Villarán se está enfrentando abiertamente a las empresas de combis y coasters. Y claro, es totalmente predecible que muchos de ellos no solamente iban a quejarse sino reaccionar violentamente, tratando de sabotear el cambio, ya sea porque hay una mafia detrás o porque muchos de ellos van a quedarse sin trabajo.

Pero la anécdota en realidad tiene que ver con el haber dejado crecer un sistema a todas luces inseguro y precario, con trabajadores sin ningún tipo de beneficio laboral, pero que a pesar de ello, es su trabajo. Y esto tarde o temprano va a ocurrir con cualquier otro proceso de formalización, en campos donde simplemente se ha dejado todo al mercado.

La moraleja pónganla ustedes.

Nota: Leo que el alcalde de Huaral quiso retirar de circulación mototaxis con más de cinco años de antigüedad. Luego de una protesta, retrocedió.

Los parques de la Provincia de Buenos Aires

Standard

Viajando por el sur de la Provincia de Buenos Aires (con Aspasia, Yael, Daniel y la Pupa), pasamos por varias ciudades pequeñas, antiguos enclaves industriales. Las industrias que dieron el esplendor a las mismas quebraron durante la década de los años 90. Pero quedan todavía algunas medianas y pequeñas industrias funcionando.

Lo que me llamaba la atención era lo cuidado de las calles, de las plazas, de los parques. Plazas bien cuidadas, con árboles de decenas de años o fácil de más de cien años. Plazas barridas. Y no dejaba de pensar en mi estancia en Huaral (estuve trabajando casi tres años, de lunes a viernes), con tanta contaminación visual, auditiva, smog, plazas terribles donde se han tirado los viejos árboles que daban sombra por meter más cemento. Evidentemente hay más plata en Huaral hoy que en Las Flores, Provincia de Buenos Aires, entonces no es un tema de dinero. Ni idea por qué la diferencia.

Puede ser por la solidez de la clase media. Puede ser por ese “sálvese quién pueda” tan hegemónico del Perú. Puede ser porque en Argentina mal que bien hay una idea de colectividad, de comunidad, de lo común (o por lo menos en estas ciudades pequeñas que vi). Ni idea. Ojo, que en Argentina no han privatizado los parques, estos son mantenidos por los gobiernos locales y por los gobiernos federales.

Así que si quieren colaborar con ideas para armar hipótesis, bienvenidos.

Pensando la ciudad: Jesús María

Standard

Este es uno de dos posts que voy a hacer sobre la idea de ciudad, vista desde mi posición como vecino y desde el distrito. En la medida que he vivido tres años (2009-2011) en Jesús María y tengo familiares en ese distrito, algo creo que puedo poner en la mesa sobre qué idea tienen ciertos alcaldes sobre su ciudad. Ahora vivo en Barranco (2012 para adelante) y coincide que la gestión actual es del mismo partido que en el distrito anterior. Así que algo se podrá inferir.

Así como se discute la idea de ciudad que ha venido llevando a cabo Villarán, hay que ver también la idea de ciudad que han llevado a cabo los alcaldes distritales del PPC, hoy casi los dueños de los gobiernos locales de la provincia. El ejemplo más extremo debe ser Jesús María. Es un distrito que ha crecido una enormidad durante la gestión de Ocrospoma.

basura jesus maria

Basura en Jesús María, cruce de Mello Franco con Garzón.

Se debe haber triplicado la cantidad de habitantes y también ha aumentado horrores el precio del predio o del terreno. Es o ha sido la meca de la construcción. Todo esto no ha ido acompañado de una prospectiva o una planificación. Básicamente no hay espacio para servicios en el distrito. Más habitantes requieren, por ejemplo, manejo de desperdicios. Los cerros que se acumulan al costado de los edificios nuevos es una señal de la falta de planificación. Tampoco hay espacio para más veredas (la avenida San Felipe, por ejemplo, es un desastre. ¿Por dónde caminarán los nuevos vecinos?).

No voy a hablar tampoco de seguridad, que es una desgracia (que se explica no tanto por la cantidad de serenos, que en Jesús María debe ser bien alta, sino por tener calles casi sin veredas, sin lugares para sentarse y sin iluminación). No se ha reservado tampoco espacio para nuevos parques o para nuevas escuelas (¿acaso los nuevos vecinos no querrían un colegio cerca a sus casas?).
Entonces, cuando el PPC ponga en la mesa su plan para la ciudad, también miremos cómo lo han hecho allí también en los distritos de más plata.