“Parece, pues,” le dije, “que si los platos, las hojas de lechuga, los granos de sal, las gotas de agua, el vinagre, el aceite y las rodajas de huevos hubieran estado volando en el aire por toda la eternidad, podría…