Pensar el libro como un dispositivo, mucho más que como un contenedor de información: así, los planes lectores trabajarían desde la edad temprana, permitiendo que el niño o la niña se apropien del aparato, que toquen el lomo, que pasen…