Así son las aulas inteligentes del Siglo 21

La tecnología se ha convertido en una herramienta clave en la vida diaria, y la aula escolar no es ajena a esta realidad que permitiendo crear nuevas relaciones y maneras de aprender.

De esta forma nace un Smart School (aula inteligente) que se se convierte en una solución integral de educación al innovar herramientas de enseñanza para alumnos y profesores representando entonces uno de los principales cambios de la influencia tecnológica en el ámbito educativo.

Así que las pizarras de tiza, cuadernos y lapiceros han quedado atrás para dar paso a las tabletas, laptops y pizarras interactivas que están revolucionando los modelos de enseñanza tradicionales en todo el mundo. Cabe anotar que no se trata de sustituir a los profesores sino de insertarlos como guías en el proceso de aprendizaje.

Cómo es una aula inteligente

Las nuevas formas de educar de la mano con la tecnología vienen desarrollando nuevos softwares automatizados. Es ese sentido, ante de implementar un salón de clases inteligente, se necesita comprender que el impacto de estas iniciativas deben estar orientados a mejorar la calidad del aprendizaje de los alumnos.

Entonces, toda aula inteligente ya tiene:

Pantalla interactiva: dejando atrás a las pizarras tradicionales que se usaban con tiza o plumón, actualmente existen los videoproyectores interactivos que pueden ser usados por varios alumnos al mismo tiempo. De esta forma cualquier superficie plana se convierte en una pantalla interactiva para escribir y trazar.

Su beneficio ante otras tecnologías similares es el tamaño de la pantalla, pues proyecta al 100% logrando que todos los alumnos en un salón de clase estén atentos.

Aplicaciones educativas: hoy los estudiantes ya son nativos digitales, por eso que el uso de aplicaciones educativas los motiva a aprender de forma divertida, fácil e interactiva. Ahora cualquier app del mercado se pueden experimentar en los proyectores interactivos.

Tablets y laptops: se han convertido en herramientas tan prácticas y necesarias para que cada estudiante interactúe con las tareas que dicte el profesor. Por ejemplo, hay colegios que utilizan estos equipos para fomentar la creatividad; y para el maestro, les permite un mejor flujo de correcciones y entregas.

Softwares de contenido: se trata de un software para controlar el acceso al internet o redes sociales. De esa forma mantienen al alumno concentrado en la clase.

A ello hay que agregar que actualmente existe una amplia variedad de tecnologías innovadoras como la inteligencia artificial, la realidad virtual e incluso la impresora 3D, pero se necesita reconocer que estas herramientas digitales deben implementarse poco a poco, especialmente en las  instituciones educativas de los países no tan desarrollados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *